Print bookPrint book

I. DEFINICIONES


Aclaremos definiciones sin perder de vista que lo importante son las personas.

Que sean consideradas como personas migrantes, refugiadas, solicitantes de asilo o apátridas…, todas y todos tienen algo en común: son personas en movimiento que por diversas razones se desplazan hacía otros lugares donde los derechos humanos deben permitir garantizar un mayor bienestar o que estén a salvo.






Site: Unaccompanied Minors in European Union
Course: Conocimiento genérico
Book: I. DEFINICIONES
Printed by: Guest user
Date: Tuesday, 14 July 2020, 5:19 PM

1. Introducción



Aclaremos definiciones sin perder de vista que lo importante son las personas.

Que sean consideradas como personas migrantes, refugiadas, solicitantes de asilo o apátridas…, todas y todos tienen algo en común: son personas en movimiento que por diversas razones se desplazan hacía otros lugares donde los derechos humanos deben permitir garantizar un mayor bienestar o que estén a salvo.



2. La persona migrante

A nivel internacional no hay una definición universalmente aceptada del término "migrante" Este término suele ser aplicado a las personas y/o a sus familiares que van a otro país o región, con el objeto de mejorar sus condiciones y opciones personales, identitarias, familiares, sociales, económicas, ideológicas, relacionales, políticas, contextuales, sus oportunidades, libertades, derechos…

Las personas migrantes y las migraciones pueden ser nacionales, cuando el lugar al que se desplazan está dentro del país de origen, o internacionales, cuando se establecen en otro país y transnacionales, cuando lo hacen en diferentes países.

ACNUR define a la personas migrantes internacionales[1] como “cualquier persona que se encuentre fuera de un Estado del que sea ciudadano o nacional o, en el caso de las personas apátridas, de su Estado de nacimiento o residencia habitual…”[2]



[1] ACNUDH, Principios y directrices recomendados sobre los derechos humanos en las fronteras internacionales. Ginebra, 2014.

[2]  Fuente: OIM


3. Personas refugiadas

La persona refugiada puede ser estatutario/a, es decir, una persona a la que se le ha garantizado el estatuto de refugiado en el procedimiento definido en la Ley de asilo y de conformidad con la Convención de Ginebra de 1951. Es decir toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere acogerse a la protección de tal país.

En la fase de solicitud de asilo, se solicita el reconocimiento de la condición de refugiado/a.

También puede considerarse refugiado/a “de hecho” una persona que no puede ser reconocida como refugiada en conformidad con la Convención de Ginebra de 1951 pero que, de acuerdo con tratados internacionales y según la legislación de la UE, necesita protección. En este caso tiene derecho a la protección subsidiaria. Se aplica si una persona en su país de origen está bajo amenaza de pena de muerte, tortura o tratos inhumanos o degradantes; si la persona se encuentra bajo amenazas severas a su vida o salud por violencia generalizada o conflictos armados.


4. Solicitante de asilo

Una persona solicitante de asilo es una persona que ha salido de su país y busca en otro, protección frente a la persecución y violaciones graves de derechos humanos. Aún no ha sido reconocido/a legalmente como refugiada. Está en espera de que se tome una decisión sobre su solicitud de asilo. La solicitud de asilo es un derecho humano por lo que se debe permitir a cualquier persona, que tenga este fin, entrar en otro país. 



5. Apátrida

Persona que ningún Estado considera como nacional suyo, conforme a su legislación. (Art. 1 de la Convención sobre el estatuto de los apátridas, de 1954). Como tal, una persona apátrida no tiene aquellos derechos atribuibles a la nacionalidad. No tiene, además, los derechos inherentes a la condición de residencia administrativa y habitual en el Estado de residencia temporal, ni el derecho al retorno, en el caso de que viaje.


6. Menores Migrantes Sin Referentes Familiares

Tomando como referencia la legislación internacional, en la Resolución del 26 de julio de 1997 de la Unión Europea, en su artículo número 1, define a las niñas, niños y jóvenes menores migrantes sin referentes familiares como: “todos los nacionales de países terceros menores de 18 años que entran en el territorio de los Estados miembros sin estar acompañados/as de un adulto que sea responsable de ellos por la ley o el hábito, y mientras no estén efectivamente bajo cargo de tal persona (…), así como menores nacionales de países terceros que fueron dejados solos después de entrar en el territorio del Estado miembro”(97/C 221/03).

Desde la legislación estatal, la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, considera menor extranjero no acompañado al nacional de un Estado no miembro de la Unión Europea o al apátrida menor de dieciocho años que llega a su territorio sin estar acompañado de un adulto responsable, ya sea legalmente o con arreglo a los usos y costumbres”. De igual forma incluye, “…también se considerará menor extranjero no acompañado al menor que queda sin la compañía del adulto responsable después de su llegada a España”.[1]

Dichas definiciones son de carácter exclusivamente jurídico, no incluyendo por tanto, la heterogeneidad de los perfiles[2] en cuanto a sus motivaciones, sus necesidades y su cultura.

Desde la Federación Andalucía Acoge se apuesta por el concepto  “Menores Migrantes Sin Referentes Familiares”. Sin referentes familiares durante el viaje migratorio, incluyendo implícita y explícitamente la necesidad de entender la realidad socio-económica y familiar que acompaña a estos/as chicos/as en su lugar de origen, pues resulta fundamental para comprender la magnitud de este fenómeno y sus particulares dificultades. (Fuente: Federación Andalucía Acoge).



[1] Artículo 2-f de la Directiva 2001/55/CE, de 20 de julio. Este concepto de menor extranjero no acompañado también está recogido en el artículo 1 de la Resolución del Consejo 97/C 221/03, de 26 de junio; en el artículo 19 la Directiva del Consejo 2003/9/CE, de 27 de enero; en el artículo 2-f de la Directiva 2004/81/ CE, de 29 de abril; en el artículo 2-i de la Directiva 2004/83/CE, de 29 de abril; en el artículo 17 de la Directiva 2005/85/CE, de 1 de diciembre.

[2] ALONSO, A., SORIA, M., QUIROGA, V. (2010). Sueños de bolsillo. Menores migrantes no acompañados en España.p.27