I. DEFINICIONES

2. Mediación social intercultural


Carlos Giménez la describe como “una modalidad de intervención de terceras partes, en y sobre situaciones sociales de multiculturalidad significativa, orientada hacia la consecución del reconocimiento de la otra persona y el acercamiento de las partes, la comunicación y comprensión mutua, el aprendizaje y desarrollo de la convivencia, la regulación de conflictos y la adecuación institucional, entre actores sociales o institucionales etno-culturalmente diferenciados”.[1]

En este marco, el trabajo profesional de la Mediación Social Intercultural se define en base a su capacidad en no considerar al individuo como un "miembro típico" de su cultura, es decir ser consciente en cada momento de la trayectoria personal de cada cual pero también de la adaptación o cambio que puede resultar del contacto entre distintas culturas.[2]

A partir de allí, el enfoque intercultural afecta directamente a los distintos elementos que conforman los pilares de la mediación, como el fomento de la adquisición de nuevas estrategias resolutivas para la comprensión mutua, el mantenimiento de la neutralidad e imparcialidad del mediador, el mantenimiento del respeto al otro, la colaboración para un mejor entendimiento, el fomento de la autonomía o el mantenimiento de las mismas oportunidades para que cada parte se pueda expresar y ser escuchada.



[1] Giménez Romero, Carlos (2002) “Planteamiento multifactorial para la mediación e intervención en contextos multiculturales: una propuesta metodológica de superación del culturalismo” en F.J. García Castaño y C. Muriel López. Vol II, Actas del III Congreso de la Inmigración en España. Laboratorio de Estudios Interculturales. Granada 2002

[2] “La mediación social intercultural en Castilla la Mancha: Manual de Casos”. En Intervención Social-Castilla la Mancha 2. Edit. Conserjería de Bienestar Social de la JCCM. Toledo 2009. ISBN: 978-84-7788-505-4