IV. LA MIGRACIÓN Y LOS DERECHOS FUNDAMENTALES

1. Introducción


Numerosas son las entidades nacionales e internacionales que reclaman desde hace años una estrategia migratoria basada en los derechos fundamentales, que situé a la persona desde su humanidad en el centro de cualquier política y en concreto de las políticas migratorias.

Implica reconocer el papel de la migración en el mundo como proceso humano, económico y social  fundamental que incluye la necesaria circulación de las personas. Es entender que se trata de una “megatendencia” que abarca tantos tipos de migraciones como lo hay de historias de vida.

Asimismo, como recomienda las Naciones Unidas, “solo en el entendimiento de los derechos humanos podrá la migración satisfacer su potencial como promotor de desarrollo, tanto para los migrantes como para los Estados”.[1]

Por otra parte, tanto el Relator Especial sobre los derechos humanos de los migrantes como el  Comité sobre los derechos de los trabajadores migratorios, declaran que, “si bien los países tienen el derecho soberano de decidir las condiciones de entrada y residencia en sus territorios, también tienen la obligación de respetar, proteger y cumplir con los derechos humanos de todas las personas que estén bajo su jurisdicción.”[2]



[1] Migración y derechos humanos MEJORAMIENTO DE LA GOBERNANZA BASADA EN LOS DERECHOS HUMANOS DE LA MIGRACIÓN INTERNACIONAL. Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. https://www.ohchr.org/Documents/Issues/Migration/MigrationHR_improvingHR_ReporSPt.pdf

[2] Naciones Unidas Derechos Humanos Oficina del alto comisionado. https://www.ohchr.org/SP/Issues/Migrants/Pages/MigrationAndHumanRightsIndex.aspx