IV. DESILUSIONES QUE AFECTAN EL ESTADO PSICO-EMOCIONAL

1. Expectativas vs realidad: adaptación de los proyectos migratorios


Los y las jóvenes expresan a menudo su desilusión respecto a su proyecto migratorio. Si bien no está tan definido como podrían ser los proyectos migratorios de adultos (también debido proceso madurativo), tiene unas líneas marcadas y unas metas identificables.

La mayoría quieren estudiar y trabajar para alcanzar una vida mejor y apoyar a su familia.

Este deseo choca con la realidad y la imperante necesidad de emancipación económica que condiciona su posibilidad de residir en el país, tener una autorización de residencia no lucrativa, o una autorización de residencia y trabajo, etc. No existen ayudas suficientes y muy pocas entidades tienen programas de apoyo que permiten a las personas ex-tuteladas seguir con estudios universitarios.

En este sentido, se genera un estado de frustración que impacta directamente en la motivación y el desarrollo de un sentimiento de fracaso. Después de haberlo arriesgado todo, se llega muy cerca de la meta, pero el sueño choca contra la realidad de un país de recepción que ofrece escasas posibilidades viables de desarrollo formativo, personal y profesional.