I. ACERCAMIENTO AL ENFOQUE DE GÉNERO

1. Fundamentos conceptuales


Definición de género propuesta por la cruz roja

“Género es cómo la sociedad define lo que es un hombre y una mujer. En ese sentido, es distinto de sexo (hecho biológico), ya que el género se construye social y culturalmente. Por eso cambia a lo largo del tiempo y de cultura a cultura. En todas las sociedades existen desigualdades y situaciones injustas producidas por esa atribución diferenciada de roles y oportunidades de género a hombres y mujeres.” [1]


¿Qué significa abordar el género?

-        promover una redistribución del poder adentro de las sociedades que ha sido designada culturalmente y con una asignación de poder desigual

-        cuestionar nuestras propias vidas (proyecto vital, relaciones laborales, familiares o de pareja).

-        entender que la concepción de género es cambiante y evoluciona en función de las experiencias de vida, de las sociedades

 

¿El género es aprendido o determindado?

La sociedad marca nuestra comprensión y consciencia del género. Este proceso nos influencia durante toda la vida, pudiendo haber cambios frutos de tomas de consciencia personal, encuentros con las demás personas y con la propia persona. Generalmente, a la edad de tres años ya tenemos definidos la identidad sexual y de género. Evidentemente la biología marca  una serie de características que nos definen fisiológicamente como hombres o mujeres. Pero realmente es a través de la imitación y de todas las situaciones generadas por la socialización diferencial de género (prohibiciones, comportamientos “adecuados”, forma de vestir, simbolos…) tanto en el ámbito familiar, en la escuela, como en los medios de comunicación (etc.), que aprendemos a vivir lo que se nos atribuye como “nuestro género”.

 

¿Cuáles son las principales características de género aprendidas en la sociedad occidental y gran parte del mundo?






Fuente: elaboración propia a partir de los datos del informe de la Cruz Roja: El enfoque de género en la intervención social. 2007.



Como podemos constatar en los dos esquemas, aprendemos cierta percepción de los roles atribuidos por género que perpetuán situaciones discriminatorias hacía las mujeres culturalmente establecidas y mantenidas.

Ocurre de forma profunda y desde la infancia, por lo que tenemos la sensación de que los roles de género son “naturales”, lo que implica que estén presentes de forma implícita en todos los contextos. Al igual que para desmontar los prejuicios, para poder tener otra perspectiva sobre el género, necesitamos realizar un trabajo de desconstrucción de las ideas/roles/conceptos que conforman el marco de referencia y nuestro propio marco de referencia.

 

Género y cultura

La percepción de los roles de género puede ser diferente según el origen cultural de la persona. Todos traemos una identidad cultural distinta, y nuestros comportamientos así como lo que representa ser hombre y ser mujer difiere según nuestro origen social, cultural y familiar. Según la antropóloga Margaret Mead en todas las sociedades se distingue lo propio de la mujer de lo propio del hombre, pero con diferentes criterios. En paralelo, y de manera constante, el género se mantiene como un marcador esencial en la construcción de la identidad.

Por otra parte, Marta Lamas nos recuerda que una vez reconocida y asumida la identidad de género ésta pasa por el filtro de las experiencias personales, del ámbito cultural y familiar. Por lo tanto es una noción que evoluciona al ritmo de nuestras vidas

“La categoría de género permite precisar cómo la diferencia se transforma en desigualdad. La asimetría fundamental del género es permanente ya que invariablemente son los hombres quienes ejercen el poder sobre las mujeres (Lamas, Marta. 1986: 188 y sigs.).”[1]





[1] Andrea García-Santesmases Fernández / Carolina Herrero Schell. LA CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD DE GÉNERO DESDE UNA PERSPECTIVA INTERCULTURAL UGT. Propuestas didácticas de intervención educativa. Diciembre, 2012. P.13


[1] Irene López Méndez. El enfoque de género en la intervención social. Cruz Roja. 2007.