II. LA SITUACIÓN DE LAS NIÑAS Y JÓVENES QUE MIGRAN SIN REFERENTES FAMILIARES

1. Una situación difícil


En el informe “Los derechos de los niños y niñas migrantes no acompañados en la frontera sur española” publicado por la UNICEF en 2019, se menciona la poca presencia de las niñas entre los y las jóvenes que migran sin referentes familiares.

Pero más allá de la cuestión cuantitativa, el informe denuncia “la invisibilidad de las niñas y, más en general, del enfoque de género como un componente medular de los programas desarrollados por los organismos de protección, así como en los establecimientos donde las niñas no acompañadas son acogidas.” (P.97).

Como resultado de esta práctica, se apunta una serie de disfuncionamientos que crean un entorno hostil para el desarrollo de las chicas que han migrado sin referentes familiares, como:

- La presencia de trabajadores hombres en las áreas residenciales donde las niñas (adolescentes) duermen y se asean.

- En ese mismo contexto, formas inapropiadas de dirigirse a las niñas en temas relativos a su salud sexual y reproductiva.

- Mecanismos ineficaces para la detección y protección oportuna de niñas que hubieran sido víctimas de trata de personas.

- Ausencia o escasez de oportunidades de ocio y entretenimiento programado, lo cual conduce a que las niñas pasen varias horas al día en la calle.”[1]



[1]  Los derechos de los niños y niñas migrantes no acompañados en la frontera sur española”. UNICEF. 2019. P.97