CONCLUSIÓN

1. Conclusión


La relación que se construye entre el/ mediador-a/educador-a y el equipo de profesionales involucrados e involucradas, y los y las jóvenes que migran sin referentes familiares puede ser compleja. Se encuentran en un momento clave para la construcción de la identidad: en un contexto complicado, nuevo, con situaciones a veces traumáticas, con pérdida o cambios de referentes familiares y duelo migratorio. Todos estos matices intervienen en el momento de entablar una relación de acompañamiento basada en la confianza y la relación de ayuda por parte de cada profesional.

Abordar este reto teniendo en cuenta las distintas etapas correspondientes a un acercamiento intercultural resulta entonces primordial. El descentramiento y la comprensión del marco de referencia cultural de la otra persona que conlleva un trabajo y cuestionamiento en cuanto a sus propias referencias culturales, son esenciales para evitar situación desestabilizantes y formas de interpretar la realidad errónea provocada por juicios de valores inconscientes.

Por otra parte, la mediación ofrece numerosas herramientas a poner en práctica para mantener una dinámica de diálogo, que sirva para establecer un seguimiento o resolver conflictos sin caer en las trampas de la infantilización, dramatización o intentar sustituir a la familia.

Sobre este último punto la mediación social transnacional puede presentar un marco interesante para trabajar en profundidad las relaciones del o la joven con sus familiares y volver a crear y fortalecer a cada niño, niña y jóven desde un enfoque transnacional.